Liderazgo e Innovación

1
Ago

Contiene una interesante enseñanza que puede aplicarse a la gestión de la innovación.

Es relativamente fácil sentir admiración por lo que este vídeo dice y sugiere. Sin embargo, podemos reflexionar más allá de los lugares comunes que se suelen analizar. El esfuerzo, la humildad, son sin duda valores morales muy positivos. Pero aparte de su puesta en valor, el vídeo habla de una cuestión práctica, de cómo ponerlos a funcionar. Tomemos por ejemplo otro valor positivo, en otro ámbito, digamos, la innovación, y obtendremos algunas conclusiones.

Toni Nadal es un responsable de proyecto: lidera un proyecto en el que tiene esencialmente una persona bajo su responsabilidad (que al final lleva a cabo la ejecución del proyecto) y proveedores varios. El proyecto es sencillo en estructura, pero muy ambicioso en objetivos: muchísimos otros responsables de proyecto quieren lograr el número 1, no ya mundial, sino histórico. Se trata de un mercado competitivo, donde parece que todo está inventado.

El responsable Toni Nadal puede lograr, o no, lo que pretende. Su personal de ejecución, Rafa, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, como siempre; como también lo tendrán sus proveedores, su calendario, su logística… Toni Nadal analiza su proyecto, y lo lidera. En este vídeo habla de un elemento, el equilibrio anímico de su personal de ejecución, y de las soluciones que aplica.

Supongamos (no es seguro, pero supongámoslo), que el éxito del proyecto no se debe exclusivamente a las habilidades tenísticas de Rafa Nadal; supongamos que Toni es un gran responsable de proyecto. ¿Qué cosas hace?

-Es muy necesario, pero no es imprescindible: el centro es Rafa.

-No ocupa el centro, pero lo conoce todo, lo analiza todo, lo controla todo: para eso está, es el responsable de proyecto.

-Analiza las necesidades de proyecto, en cuanto a equilibrio anímico: detecta que hace falta una voz diferente, frente a todas las que ya dan el estímulo positivo.

-Su gestión es muy eficaz, pero suave. No llega a la conclusión de “hay que echar a todos los que halagan a Rafa”, lo que quizá trataría de hacer un responsable de proyecto más inseguro. Prefiere equilibrar la balanza consiguiendo que su voz tenga mayor y mejor influencia que las demás.

-Para lograr el punto anterior, Toni da una clave interesante: una herramienta muy útil es adelantarse a los acontecimientos. Él sabe que la estadística de puntos de break al final de año le dará la razón, se lo dice a Rafa antes (sin mucha presión, sólo para que después se pueda acordar), y a final de año se lo recuerda. Así, su voz gana en influencia sobre Rafa, que no tiene mucha gente entre los halagadores que le prediga los malos datos. La relación es racional, pero el efecto de la herramienta es casi mágico.
-La mejora en todos los ámbitos, el ansia de “calidad total”, es la cuestión clave: ningún elemento debe ser descuidado, por anecdótico que parezca.

Todos los proyectos son distintos en objetivos, circunstancias… Pero todo esto puede resultar inspirador.